abril 01, 2012


Quizás uno de los temas recurrentes cuando otros padres nos preguntan sobre un viaje al sudeste asiático es el tipo de comida y cómo los niños se han adaptado a nuevos sabores, texturas y olores. Está claro que la educación comienza en casa. Nosotros siempre hemos animado a nuestros peques a probar de todo, si no les gusta no hace falta que se lo coman, pero el NO por bandera no es una opción. 

En todos los países de la primera ruta que hicimos desde China hasta Australia fue muy fácil cumplir con este tema de la comida. La disfrutamos enormemente en Vietnam (uhmmm, esos rollitos vietnamitas) y en Malasia, riquísima :) La comida Tailandesa también está de muerte, utilizan mucho la leche de coco. Quizás el país más complicado, a nivel gastronómico, fue China, ya que la comida del gigante asiático no tiene nada que ver con la que nos sirven en los restaurantes chinos en España, sin duda adaptada al gusto occidental. La comida china resultó ser bastante picante y especiada así que, sobre todo, Mateo, costó un poquillo que se habituara a los nuevos sabores. Nos acostumbramos a pedir todo "buyao la de" sin picante, para él. Como no hay manera de entenderse no conseguimos pedir arroz blanco sin más hasta el cuarto día. "Mi Fan" aparentemente es como se dice arroz, pues nos lo traían caldoso, especiado, picante, con caracoles,... ni siquiera señalando una foto de un bol con arroz conseguíamos que nos lo pusieran así si nada. Para más Inri el pobrecillo Mateo tuvo diarrea del viajero, la última semana, y estuvo bastante malito antes de cruzar a Vietnam. Aquí teneis un video-short que elaboramos sobre la Comida China.


FAMILY RUN - COMER EN CHINA

Los mercados de frutas y verduras son abundantes en Asia así que es fácil encontrar alimentos frescos. También hay supermercados y tiendas de barrio donde venden de todo. Antes de subir a un tren o un bus siempre hacíamos acopio de víveres para el trayecto. Agua, unas galletas, fruta, batidos,... a veces pan y embutido. Normalmente hay venta ambulante en los trenes y los buses van parando para ir al baño y comer, pero viajando con niños siempre hay que ir preparado porque nunca sabes si el trayecto se va a alargar más de la cuenta.



En Australia comer en la calle o un restaurante resulta muy muy caro, así que fue el país donde más cocinamos de la ruta. Compramos en supermercados y minimizamos las comidas fuera y aún así nos gastamos una pasta. Pero es que en Australia todo es caro para un "spanish". Empezando por las entradas a los sitios y el alojamiento. Una parcela de camping, para hacer base con el coche tienda, costaba una media de 50 euros (mucho más económico sin duda que dormir en un bungalow pre-fabricado en ese mismo camping que rondaba los 200 euros/noche). Dormir los 4 en un hostel (albergue) costaba sobre 140 euros noche... todo tarifas no aptas para familias low cost como nosotros. También es verdad que, cuando llegamos a Australia, veníamos de pasar 4 meses por Asia donde todo resulta muy barato, así que el shock fue mayor, aunque habíamos hablado con otros viajeros y sabíamos que este país iba a "romper" nuestro presupuesto mensual. El último mes en Indonesia fue dar un salto de gigante. 80 euros/noche en una villa balinesa de ensueño, con servicio, piscina, ... a todo trapo; comida buenísima a precios irrisorios, actividades, playa, días de descanso, templos. Un final de viaje genial.


A todos aquellos que os gusta la aventura y queréis descubrir otra forma de Viajar en Familia, os invitamos a ver nuestros videos de viajes, disponibles en Youtube: Canal Makuteros, donde podréis disfrutar de la primera Temporada que nos llevó desde China hasta Australia. La segunda ruta, por Sudamérica, y la tercera recorriendo China, Corea y Japón, podéis disfrutarla en el site de RTVE: www.rtve.es/familiamochila


Os animamos a seguirnos en las redes sociales:


               

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © MAKUTEROS - FAMILY RUN - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -